No todos son así, pero hay tantos…

Cuando una pareja decide poner fin a su proyecto de vida en común, todos pierden y una de las que más pierde es la mujer. El modo de enfrentarse y afrontar el post-divorcio es lo que hará que la nueva situación no sea tan traumática y dolorosa.
Conozco casos de todo tipo, incluso casos en que los niños estaban súper felices (los menos) pues tenían más atención por parte de ambos progenitores.
Por desgracia, la mayor parte de los divorcios no son así, los que conozco tienen una dinámica similar: marido que quiere descubrir nuevos horizontes, doble vida y esposa que intenta reconquistar al marido. Tras un tiempo luchando sin conseguirlo, se plantea la ruptura por parte de la esposa que ya no soporta más mentiras ni excusas. A los hombres les cuesta pedir el divorcio, están muy cómodos con la situación. Tienen un hogar, mantienen sus derechos familiares a pesar de no cumplir con todas las obligaciones y no se altera la economía.
Después viene la guerra en los tribunales, guerra que generalmente y en estos casos continúa años después. No perdonan que los “saquen de sus casas”, y la esposa dolida, se convierte en la más mala de todas las brujas, tiene que hacer frente al dolor por romper la familia, a quedarse sin su amor, a una situación económica nueva y a olvidarse de sí misma.
Tanto si es ama de casa como si trabaja fuera, la custodia supone para las madres, un freno en su carrera profesional y una sobrecarga. Si durante el matrimonio llevaban toda la carga familiar, ahora la llevan doble. Se tienen que ocupar absolutamente de todo lo concerniente a los niños, clases, médico, cumpleaños y múltiples actividades que tengan y con cautela no vayan a tomar una decisión que al padre ausente le moleste y le ponga una demanda. Tal vez, este tipo de hombres, creen que sus ex esposas no están capacitadas para educar a los hijos y prefieren dejarlo todo en manos de la justicia, entorpeciendo y enrareciendo más la maltrecha situación. Generalmente se mantienen al margen de la vida de sus hijos y los ven única y exclusivamente por mandato judicial.Con su deseo de venganza, perjudican a los hijos y muchas veces acusan a las madres de manipulación.

Anuncios

4 comentarios

  1. Hola Lola, gracias por tus comentarios. Hay tantas mujeres luchadoras! Si te apetece contar tu historia o cualquier otra cosa, eres bienvenida a utilizar mi blog como plataforma.
    Un abrazo fuerte

    Me gusta

  2. Me encanta como escribes y describes…, me pregunto si conocias mi historia al plasmar tu idea… Después de 24 ańos y 24 mil oportunidades le puse la maleta en la puerta. Espero que tus palabras no sean de experiencia personal. Gracias por distraerme y hacerme sonreir

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s