Lista para impactar

Vestido de SELF PORTRAIT  http://www.self-portrait-studio.com/es/       Adquirido en LA SUITE Ponferrada

CYMERA_20141219_143403                   CYMERA_20141219_143250

Anuncios

Excerpt: Party Girl by Rachel Hollis

Bookaholic Confessions

I’m delighted to be a part of the blog tour for the fantastic Party Girl by Rachel Hollis. With excerpts, reviews, giveaways and a Party Girl themed Holiday recipe there’s stacks to get excited about! So let’s get started with an expert from the story…

excerpt

Back in the lobby of the SSE building I juggle the coffee tray and hit the button for the elevator. I step in and as the doors slide together I shove the entirety of the remaining muffin into my mouth in an attempt to finish it before I reach the top floor. No one has expressly forbidden it, but I’m pretty sure carbs aren’t allowed inside this building. I have just started chewing the gorging mouthful when a hand flies between the closing elevator doors. The doors slide back open and standing just outside of them is
Jesus, in his human form.
Ok, not…

Ver la entrada original 1.099 palabras más

No sin mi perfume

No hay nada más evocador que un aroma, un olor. Cada etapa de mi vida, cada experiencia, cada momento tiene su olor. La tierra con las primeras gotas de lluvia, el trigo seco, el césped cortado, el mar, los guisos de mi infancia o la fragancia de mis seres y lugares más queridos… Cuando los huelo me retrotraen a ese punto exacto de mi vida que tenía olvidado y que las fotografías no consiguen despertar. A veces despiertan recuerdos no tan agradables, pero de otra forma nunca los recordaría.
Quizás porque siempre he tenido el olfato muy desarrollado, los olores, los aromas, son decisivos para que algo me guste o me desagrade. Cada ciudad que he visitado, cada país tienen un olor peculiar y característico: a flores, perfume, mar, contaminación , comida…Lo percibo en cuanto salgo del aeropuerto, luego me impregno de él y ya no lo identifico hasta que de vuelta a casa, abro la maleta y allí está, concentrado, pegado a mi pelo y a mi ropa. Y necesito recuperar mi olor.
Por todo eso, el perfume es importante para mí. Es tan importante que si me pongo uno que no me gusta, mi humor cambia y me duele la cabeza. Independientemente que me quede bien o no, yo no puedo llevar un perfume que me lo huela continuamente. De hecho, tengo que controlarme porque no soy consciente de la cantidad que me estoy poniendo y no es cuestión de ir apestando.
Llevo años usando la misma fragancia, aunque la voy alternando con otras, que suelen ser las mismas siempre. Me cuesta cambiar, encontrar una nueva que se mimetice conmigo.
No puedo estar sin mi perfume, siento que me falta algo, estoy incómoda, necesito que mi coche, mi casa, huelan a mi perfume aunque yo no sea consciente de ello.