Una madre, mi madre

Todas las mujeres se convierten en sus madres. Esta es su desgracia. Ningún hombre lo hace. Esta es la suya.

All women become like their mothers. That is their tragedy. No man does. That´s his. Oscar Wilde, The importance of being Earnest,1895

Como cada año, el primer domingo de mayo, se celebra el día de la madre. Y como cada año,  nos limitamos a comprar un regalo o ir a comer con nuestra madre, sin pararnos a pensar lo que ella es y ha sido para nosotros, los sacrificios y las renuncias que ha hecho por nosotros.gracias mamá

Hasta que no eres madre, no entiendes muy bien lo que hacen y porque lo hacen de ese modo. Crees, que por ser tu madre no se cansa y puede con todo, le exiges que esté de buen humor, que avance a tu ritmo, intentas imponerle tu criterio, cambiar sus normas. Deseas volar del nido, ser libre, al final te  das cuenta que tu madre tenía razón en todo.

Quiero rendir un homenaje a mi madre  en especial y a todas las madres en general. Porque ser madre es el trabajo más duro que existe. No hay vacaciones, no hay descanso, no se puede desconectar. Ser madre es subirse en una montaña rusa dirigida por los hijos. Disfrutar con ellos, sufrir por ellos, levantarlos cuando caen, animarlos a seguir luchando, reconfortarlos y amarlos siempre, incluso cuando no son merecedores de ese amor. Una madre siempre está ahí, poniendo lo mejor de ella, luchando para que sus hijos no sufran, dándoles las herramientas para que sean personas de bien y de éxito. A veces, los esfuerzos son vanos, pero ella seguirá luchando sin desánimo. Una madre siempre piensa en sus hijos, si solo hay tres porciones de carne para cuatro, ella dirá que no le gusta la carne; Si no te acuerdas de su cumpleaños, dirá que no lo quiere celebrar. Te perdonará todo y no importa lo cansada que esté, seguirá luchando por ti. Seguirá regañándote como siempre, solo que ahora sonríes y se lo agradeces.

gracias mamáSe hará mayor y necesitará que la cuides, pero siempre será tu madre y querrá seguir cuidándote y procurando tu felicidad.

No se puede expresar con palabras la grandiosidad, el poder y la fuerza del amor de una madre.

Anuncios

2 comentarios

  1. Precioso post y preciosa reflexión. Tienes toda la razón, los hombres nunca lo hacemos, el problema es que a veces tampoco nos convertimos en nuestros padres. Coincido plenamente en tus pensamientos sobre las madres, y añoro muchísimo a la mia, que, como tú dices, siempre pensaba en mi más que en ella misma. Ella me hizo amar el mundo de la moda madura, ella era modista para señoras de mi ciudad, y yo me crié en su taller. Hermosa reflexión la que has hecho, me junto a tu homenaje a tu madre, a la mía y a todas las que viven para sus hijos. Feliz dia de la madre para ti también.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s