Maldita menopausia

Estoy entrando en la menopausia y ya estoy harta. Mi maravilloso cuerpo está sufriendo una metamorfosis que no puedo controlar. La báscula, que durante años no era más que un estúpido artilugio, se ha convertido en mi mayor enemigo. La odio, cada día me da un disgusto. Le da igual lo que como, el ejercicio que hago o los litros de agua que bebo. El espejo es otro de mis nuevos enemigos.menopausia

Esa imagen no puede ser la mía; Me siento joven, llena de vida, pero ahí están los malditos espejos para recordarme que  ya no soy una jovencita.  Los brazos perfectamente torneados, se están ensanchando sin remedio. Creo recordar que antes tenía una cintura que  podía ceñir con  cualquier cinturón para lucir espléndida, un cutis terso, una melena preciosa… ¿Qué le está pasando a mi cintura  a mi espalda y en general a todo mi cuerpo?

Ni estrógenos, ni colágeno

 

A partir de los 25 años empezamos a perder colágeno, al llegar a los 50 años ya no tenemos colágeno que de forma, flexibilidad y resistencia a muchos de nuestros tejidos como los huesos, articulaciones, piel… así pues, los dolores articulares, el descolgamiento facial y arrugas empiezan a ser visibles.  De nada sirven los tratamientos que activan tu propio colágeno, porque ya no hay nada que activar.

Por otro lado, la disminución progresiva de  los niveles de estrógenos tiene una acción devastadora en nuestros cuerpos y  en muchos casos el riesgo de padecer enfermedades del corazón, osteoporosis, cáncer, diabetes  y otros trastornos graves que requieren atención  médica. Aunque por suerte, muchas de nosotras no desarrollemos enfermedades graves, ninguna se libra del deterioro y algunos  de los trastornos que aparecen con la menopausia.

Los estrógenos son los responsables de la sensación psicológica del bienestar. Cuando los perdemos, cambia nuestro estado de ánimo, perdemos concentración, estamos ansiosas, irritables, cansadas.

En nuestra cultura  la menopausia tiene connotaciones  muy negativas. Está considerada como el declive de la mujer o como una enfermedad que requiere tratamiento. Si a esto le unimos  el rechazo general a las arrugas, las redondeces y  a las canas, nos enfrentamos a este período de nuestra vida con  temor  y desagrado, rehuyendo y luchando contra   los cambios que va experimentando  nuestro cuerpo.tratamientos estéticos menopausia Según la American Society for Aesthetic Plastic Surgery,  los tratamientos estéticos  en mujeres entre 50 y 65 años han crecido un 47%, siendo la blefaroplastia y el lifting  facial las que acumulan casi el 40 % de todas las intervenciones. Una lucha contra el tiempo para poder estar a la altura de los estándares  de belleza.  La bellísima Lauren Bacall dijo  “el curso de la vida se muestra en el rostro y uno tiene que sentirse orgulloso de ello”. Y el curso de la vida, empieza a notarse sin remedio durante la menopausia y donde más se notan los efectos es en la cara.

Un desastre anímico y físico

 En la premenopausia,  con los primeros trastornos, te entra el pánico, ya no estás en el top, ya no puedes tener hijos y  crees que tu vida sexual se acaba; Eres madre, esposa, amiga, compañera, profesional… pero crees que dejas de ser mujer, la mujer que fuiste. Nunca antes la regla había  tenido un papel tan importante en sentido negativo. Aparte de hincharte, tu estado anímico es una montaña rusa continua: tristeza, melancolía, enfados sin motivo, solo son hormonas pero ¿quién lo sabe? ¿Quiénes de los que viven a tu alrededor son capaces de entender que no puedes evitar las broncas o la tristeza? ¿Alguien, aparte de tus amigas , puede escuchar mes tras mes lo desgraciada que te sientes y lo mal que va todo en tu vida cuando tu vida no ha cambiado?

Un día cualquiera te reúnes con un grupo de amigas (más o menos misma edad) y comenzáis a hablar del último libro leído o última película y es para llorar porque la conversación puede ir así:

– Por favor, dinos el título de ese libro que te gustó

-No me acuerdo del título,  es algo del chivo

-¿Quién es el autor?

  • Es… si …le dieron el Nobel
  • Ah sí, el de Perú
  • Si, ese ¿cómo se llama?
  • No me acuerdo, pero sí, que sale ahora con …
  • Así la reina de las revistas

Todas sabemos de quien hablamos, pero pueden pasar horas hasta que recordemos que es Vargas Llosa y la Fiesta del Chivo. Puedes contar todo el libro pero no puedes recordar los nombres.

Esto no quiere decir que perdamos memoria, sino que tardamos mucho en recordar.  Supuestamente, tenemos una capacidad para almacenar datos, si está llena  es más difícil acceder a esos datos o llegamos antes a los que tienen más conexiones neuronales o están almacenados en modo visual. Recordamos caras fácilmente pero no el nombre asociado a la cara.  A partir de ahora, es muy recomendable anotar todo para tener la información a mano.

Poco a poco, tu cintura va desapareciendo, más bien va acumulando una grasa que no sabes de dónde ha salido. Decides poner remedio, reduces la cantidad de calorías diarias, prescindes de tus alimentos favoritos y te vas al gimnasio o a caminar; te pesas y… 1 kilo más. ¡Es desesperante! Engordamos  una media de 7 kilos durante la menopausia. Lo peor no son esos kilos de más, lo peor es donde se colocan: abdomen, espalda, brazos.

Es muy frustrante, porque además, ya no puedes prescindir de tu nuevo gran amigo, el abanico.sofocos menopausiaSi, cuando menos te lo esperas vienen los sofocos. No importa que sea verano o invierno, tienes que ir con el abanico y una rebeca, para ir alternando.  A todo esto tenemos que añadir  que no podemos dormir bien por los sofocos que  provocan insomnio, o el insomnio que  provoca sofocos. Es una rueda infernal.

¿Qué más puede alterar la menopausia? El cabello. Los desequilibrios hormonales hacen que nuestro cabello se vuelva más seco y quebradizo; perdemos pelo de la cabeza y las cejas y aparece bello en zonas no deseadas como el bigote y el mentón. Mantener una melena bonita es un trabajo de titanes.

Si pierdes la paciencia, levantas la voz o empiezas a hacer muchas cosas y no terminas ninguna porque por el camino has ido cambiando de actividad, culpa a la menopausia.

No soy una “he sido” soy una “seré”

I am not a has-been. I am a will be.(Lauren Bacall)

Todas tenemos que enfrentarnos a este último cambio hormonal de nuestra vida, la gran mayoría de nosotras llegamos satisfechas de todo lo logrado hasta ahora y con planes de futuro. Todavía nos queda mucho que hacer y dar, los años nos hacen más sabias. Tal vez nos tilden de impacientes e intolerantes porque ya tenemos nuestras prioridades claras y ya a estas alturas de la vida, no aguantamos tonterías. Lo bueno, nos importa un bledo lo que piensen de nosotras.

Lo realmente  importante, es tomar esta última etapa  de cambios hormonales con optimismo. No podemos  tener el aspecto de una súper modelo ni llevar una vida  de veinteañera. Pero seguimos estando maravillosas y tenemos mucho que ofrecer.

 

Tips

  • Piensa en ti, se un poco egoísta y dedica tiempo a tus aficionesejercicio en menopausia
  • Haz deporte, camina, baila
  • Come bien y sano
  • Disfruta y comparte tu tiempo y vivencias con las amigas
  • Si puedes, viaja
  • Disfruta de la vida

Recuerda que estar sana y llevar una vida saludable es más importante que parecer más joven.

Congreso Mundial de la International Menopause Society (IMS), evento celebrado cada dos años al que acudirán expertos mundiales sobre la medicina menopáusica y la salud de la mujer, se celebrará en Vancouver en 2018.

Más información:  www.imsvancouver2018.com

Anuncios

2 comentarios

  1. Magnifico artículo. Es evidente que solo como observador, tu publicación me parece muy interesante y, a pesar de que es tema conocido, visualizarlo es realmente importante. De todas maneras la menopausia no puede con vosotras, seguís siendo maravillosas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s